Haciendo una mamada muy guarra

Bueno despues de disfrutar de los videos x que he puesto arriba, os queria comentar una historia real que me paso en el trabajo mientras chupaba un caramelo..

Tenía unas ganas locas de chupetearme una polla ¡malditas y desquiciadas mis ganas! mas eran muchas y no me las soportaba, conque salí en pos de una, rica, sustanciosa, que se acento chupetear por todo lo espacioso, tras dejarse acariciar como es natural, deseaba aferrar el bálano con una mano al tiempo que con la otra tocar las bolas bien firmes de un muchacho que me mire hacérselo, con el agujero en medio de abierta y jadeando de placer, un muchacho que disfrute en el tiempo que le esté mojando el palo con mi boca, y conforme más le consentimiento el hueco encima más dura se le ponga, no sé si hallaré un chaval de este modo mas estoy antojado de hacerlo
Soy hombre y puede parecer una insensatez porque hasta el momento he sido heterosexual, mas estoy antojado de probar una polla, de esta forma sea que lo haga por única vez mas deseo hacerlo. Entonces salí de casa buscando la experiencia de probar el bálano de ajeno hombre, sabía lo que deseaba, mas no se me ocurría como procurarlo ni en donde, hasta el momento en que tras entregar un acomer-tetascervo de vueltas por el centro de la urbe se me ocurrió por fin una idea, me metí a un café internet o bien cibercafé y solicité una máquina, en me puse a redactar un aviso que afirmaba :
“Busco polla para mamar y huevos que se dejen chupetear, busco a quien se tonillo hacer hasta el momento en que se le escurra la crema. En lo que se refiere al interesado en poner su verga no precisa tener experiencia, solo debe tener las ganas de dejarse hacer y gozar. Desprovisto, los que estén buscando probar polla como , por auxilio ayunar. ”
Esto es que con el anuncio deseaba dejar en claro que sería el único en hacer sexo oral, no sé si eso había quedado claro mas no deseé entregar más revisiones al texto de las que ahora había dado y concluí dejando mi número de móvil y mi e-mail, lo copie en un acervo de hojas, entonces lo mande a que se imprimiera, acto seguido corte cada anuncio y compre adhesivo (en la multicopista por fortuna y tenían). Con los anuncios hoy listos, me fui por cada poste y cabina de teléfono que hallé en los aledaños y estuve pegando aviso por aviso, con cada anuncio que pegaba me imaginaba lo que pensarían al leerlo, más de uno se sorprendería, a uno que ajeno le disgustaría mi atrevimiento y de seguro habría a quienes les avivaría la lujuria al imaginarse si conseguía mi cometido con ese anuncio, eso me excitaba y me entraban las ganas de masturbarme, pegue dos anuncios más mas ahora me había contrariado el bichito de la entusiasmo y actualmente no me aguante las ganas, a toda celeridad me metí al afusión público de la plaza, me introduje a entre los compartimentos, bajé mi pantalón y además mi calzoncillo, y exento reparos le di placer a mi bálano inclusive terminar. Antiguamente de salir de ese compartimiento pensé en poner allí uno de mis anuncios, mas imaginé que ninguno lo tomaría en cuenta pues había un cantidad de anuncios escritos a mano en el pórtico y inclusive en las paredes, y de seguro todos eran solo gracietas y mi anuncio sería afónico como semejante, por lo que me abstuve de hacerlo
Salí de acá y tapia del aseo público fui a pegar mis últimos anuncios. Finalizada mi tarea guardé el optimismo de que algún lo leería y me llamaría, con lo que me espere un buen momento por los aledaños de en donde había dejado mis anuncios, inclusive me fui a sentar en entre las bancas de la plaza como lo hacen los viejitos. De este modo se fue la tarde, ahora obscurecía y ninguna persona llamaba, desengañado por no haber acabado mi ánimo me marche a casa, me sentía chasqueado por todo la tarea que me había pasado en balde.
Al día después volví al centro de la urbe, vi uno de mis anuncios y creí que quienes lo habían culto lo tomaron a bufonada del mismo modo que los anuncios que se hallan escritos en los afusión. Mas me pregunte además que hubiese pasado si tan solo entre los que leyeron mis anuncios lo habría velado de verdad y se hubiese audaz a llamarme. -De seguro ahora aún lo estaríamos pasando bien- y me puse a imaginar cómo sería ese concupiscente encuentro:
Los dos en la amistad de una habitación… o bien mejor aún, ni tan siquiera pasaríamos de la sala, la cuestión es que se pondría ante mí con su erección formando una tienda en su pantalón y me sentaría en el asiento teniendo asaz empalizada de mí el incitador espectáculo de su ardor. Desprovisto pensarlo liberaría la presión de su bálano abriéndole el pantalón, dejaría que salga cara delante ensanchando su lencería, el primer toque a esa verga para tantear su grosor y capacidad sería encima de su calzoncillo, evidentemente asimismo tocaría sus bolas allí bajo, de seguro le agradaría la manera en que autorización mi mano rozando su glande sobre la lona. Y carente mayor dilación le llevaría la lencería para debajo, pensándolo bien, le bajaría el pantalón y el calzoncillo al tiempo, y actualmente teniéndolo desvisto de el cinto para bajo, no me soportaría las ganas de ser tentado por el esencia y el calor que desprenda su verga, inmediatamente me lo metería en el agujero y empezaría a chupetear su falo.
Hasta el momento en que se ponga más elevado no soltaría ese glande de mi boca, inclusive mojarlo, inclusive sentir lo largo que es en mi boca, inclusive sentir esa rica punta abriéndose paso sobre mi lengua inclusive mi garganta. Me consumieron las ganas en ese instante de sentir esa verga en mi boca y carente poder disimular por completo mi placer me fui a sentar en las gradas de la parroquia que es lo más próximo que tenía en ese instante, una vez sentado de manera cómoda me puse a imaginar con más ganas
Me metería en su trasero y me pondría a relamer sus bolas, las saborearía, las chuparía desprovisto detenerme y por sus sollozos sabría que lo está gozando asimismo, que lo esta pasando tan bien como , lamería sus ricas bolas con tremendo deseo mientras que mi mano cruza dentro sus piernas cara delante para acariciar su rico glande derecho, firme recibiendo mis caricias, a instantes se lo agarraría y lo masturbaría inclusive hacer que menee sus posaderas, entonces sus bolas entrarian en mi boca y sus pompis se abrirían a los costados de mi frente, jamás me había imaginado comerme unas bolas de esta forma, dejando que me invada con sus posaderas y irrefrenable gozando con mi boca de sus admirables testículos, mas no dejaría de chupetearlos, de metérmelos en el orificio ¡ altísimo! que rico seria eso y hurgarle el glande desde debajo a través de sus piernas, ese pito calientito que se pondría a hervir mientras que lo masturbaba
Después de eso terminaríamos besándonos en el orificio, para eso ahora me habría acomodado en su espalda, estaría de flanco y con las piernas abiertas recibiendo las caricias de mis labios en su boca y mi mano sujetando su falo para finiquitar de masturbarlo, en un instante dado nuestras lenguas chocarían mientras que iba exprimiendo sus glande, haciendo que el arcén saliese cara fuera como queriéndole reventar, un glande tan derecho como el que imagino no había tenido dentro mis manos, en verdad jamás había tenido en manos uno más que el mío. Y sus bolas estarían quietas y aunque mojadas con lo que le había hecho con mi boca, mas entonces dejaría su boca, conduciría mis labios inclusive su pecho y agarraría su pezón a chupadas, la chavea estaría super descentrado y además, esa verga en mi mano a puntito de reventar como un volcán listo para dejar salir su secreción blanco, nos acomodaríamos mejor en cama, de seguro se acomodaría boca arriba y me sostendría de lateral friccionando su bálano, se quedaría quieto porque sabría que hoy se viene, y no pararía de manosear su verga por consiguiente desearía que se viniese de una vez
no se soportaría y con una mano me cogería del cuello, me haría bajara el comienzo un tanto y me besaría en el oído, entonces volvería a besarlo en el orificio, eso le agradaría mucho de seguro, eso y que le agarrara el falo, el estaría gozando de mi masturbación, gimiendo de placer mas ni aunque de este modo pararía de besarme, hasta el momento en que después de darme unos apasionados besos se quedaría con el orificio abierta, cerraría los ojos, no pararía de gimotear y de chillar, en ese instante sentiría que se viene en mi mano porque no se puede contener. Por último ese bálano explotaría de placer íntegramente enhiesto, lo sujetaría bien con mi mano y contemplaría como brincan esos chorros blancos en el aire, una fuente de leche saliendo desmandado, ausencia importaría en ese instante, solo escucharlo lamentarse, verlo íntegramente ajetreado y su bálano en mi mano soltando su leche.
En el momento que hoy haya agotar de emitir, llevado por un impresión de exagerada morbosidad y por mi ardor, dejaría suelto su bálano, me impulsaría y me arrodillaría sobre el lecho levantando su pata cara arriba y me iría directo a hurgarle en medio de los culo, y es que no soportaría la ansia de separarle los trasero con la mano y darle un manoseo en pleno culo, entidad a la que  accedería carente afrontar tras haber sentido tanta agitación desmandada que lo había llevado a la eyección.
Entonces me abalanzaría sobre su pecho para besarlo por última vez y despaciosamente iría dejando su recto, dejando que mis corazón resbalaran cara sus bolas, para por último sujetarlo de la a través de pata bastante tapia de su nalga y darnos juntos el último contacto. Y hoy me siento íntegramente conturbar con lo que acabo de imaginar, me despacio allí sentado en las gradas de la parroquia por un lapso y una vez aplacado mi ímpetu genital me pregunto si hallaré en esta urbe alguno que esté presto a acoger placer en su verga de mi boca.